sábado, 3 de diciembre de 2011

786 aniversario da dedicación da Catedral tudense

O pasado xoves 1 de decembro celebrouse na Catedral a eucaristía conmemorativa do 786 aniversario da consagración da nosa catedral, recollemos algunhas imaxes e a crónica que publica onte, venres 2 de decembro, o xornal Faro de Vigo sobre este acto.



Monseñor Quinteiro anima a divulgar la historia de la catedral, que resistió a varios terremotos
Presidió la celebración de los 786 años de la dedicación al culto del templo a la que asistió el obispo de Mondoñedo-Ferrol
EVA GONZÁLEZ - TUI El obispo de la diócesis de Tui-Vigo, monseñor Luis Quinteiro Fiuza, presidió ayer la celebración eucarística con motivo del 786 aniversario de la dedicación de la catedral de Tui al culto, haciendo una llamada a la divulgación de su historia para darla a conocer tanto al pueblo, como a sacerdotes y religiosos.
Durante la homilía de esta celebración, a la que asistió el obispo de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Manuel Sánchez Monge, monseñor Quinteiro explicó "el gran logro" que supone para todos que la catedral tudense se mantenga en pie después de los siglos, cuando "está construida sobre un terreno que se mueve, y son movimientos vivos", dijo, refiriéndose al subsuelo.
La sede catedralicia muestra signos claros de violencia, señaló, como la de terremotos que "quisieron echar abajo este templo". Explicó que para contener su destrucción se construyeron los arcos que están a la vista.
 Para el prelado es importante la "historia de la lucha de la diócesis por mantener esta catedral". Puso como ejemplo el caso del claustro gótico cuyo mantenimiento, en un tiempo lejano, parecía no tener solución. Pero el cabildo, con canteros, "se empeñaron en mantenerla en pie" y perdura hasta la actualidad.
El obispo Quinteiro hizo especial referencia al "significado profundo que tiene esta catedral para la comunidad diocesana" y al cariño que le tiene toda la diócesis como "su primer templo, una joya preciosa", al igual que su historia.
El cabildo y clero diocesano asistieron a este oficio religioso anual, con presencia entre los fieles de miembros de congregaciones e institutos religiosos.



Previamente, el obispo Manuel Sánchez Monge dirigió una meditación sólo a los sacerdotes sobre el "Año de la Fe 2012", invitándoles a trabajar esta virtud teologal de la fe en las familias. Una vez finalizada la eucaristía, obispos y sacerdotes visitaron el Archivo Histórico Diocesano, por iniciativa de monseñor Quinteiro, con el objetivo de dar a conocer estas instalaciones catedralicias que son frecuentadas por historiadores e investigadores. El pasado año la visita se había realizado en el triforio.
El canónigo archivero, Avelino Bouzón, dice en uno de sus escritos sobre la catedral que "es una casa abierta y acogedora para los diocesanos y para los que la visitan. Casa abierta, donde todos pueden entrar para rezar, para admirar o simplemente para saborear el silencio en el que es más fácil escuchar la palabra de Dios y meditarla en el corazón. Una casa acogedora en la que la comunidad se reúne para la celebración de la misa dominical y de las grandes fiestas del año litúrgico".

Doce cruces grabadas son el testimonio de aquel día de 1225


Los signos testimoniales de la consagración son las doce cruces grabadas en los muros por la parte interior y pintadas en rojo, como explica en canónigo Avelino Bouzón, en su escrito sobre este acto que se realizó en 30 de noviembre de 1225. día de San Andrés, cuando había transcurrido un siglo del comienzo de las obras del templo. El obispo Esteban Egea mandó entonces perpetuar la celebración anual de la dedicación el día primero de diciembre.
La Catedral de Tui, situada en la parte alta de la colina que conforma el conjunto histórico, destaca por su volumen del entorno urbano que la rodea. Es un templo de transición pues en él se produce el paso del estilo románico al gótico. También es apropiado el término de iglesia de peregrinación, por su importancia en el camino jacobeo portugués.

No hay comentarios:

Publicar un comentario